Universidad Loyola Andaluc�a Universidad Loyola Andaluc�a
Idioma:

Antonio Ariza y Ana Mª Lucia presentan en Chipre un artículo sobre redes virtuales de solidaridad

Ana Mª Lucia, una de las autoras del artículo

12/12/2011.- Los profesores Ana Lucia y Antonio Ariza han presentado en Chipre la comunicación titulada Virtual Networks of Solidarity: The Development of e-Social Banking, de la que son coautores junto con Alfonso Carlos Morales y MªCarmen López.

La comunicación se enmarca en la V International Conference on Economics and Management of Networks, organizada por EMNet, Center for Business Studies (University of Vienna) y Frederick University (Cyprus), y a la que han asistido investigadores de prestigiosas universidades: Florida, Zürich, Paris, Sydney, Alexandria, Charleston, Zagreb, Vienna, Beijing, Kyoto, London, Stuttart, Rotterdam, Helsinki, Belgrade, Cologne.

Según el artículo, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y especialmente el desarrollo de la filosofía web 2.0, han sido un catalizador para acelerar una serie de transformaciones a nivel social. Esta nueva etapa en la era digital permite desarrollar nuevas formas de articulación social a través de las redes sociales y la generación de comunidades y grupos de interés. Todo ello posibilita la participación activa del usuario (aportación de contenidos, adopción de decisiones,…) desarrollándose una inteligencia colectiva de alcance global. De igual forma que han surgido iniciativas empresariales con un propósito claramente lucrativo –como eBay, por ejemplo– también han ido apareciendo nuevas organizaciones sociales diseñadas como redes o lugares donde se pueden encontrar la oferta y la demanda de proyectos y necesidades sociales.

De esta forma la web 2.0 permite, por un lado, la creación de mercados eficientes –bajos costes de transacción (competencia perfecta, transparencia, penalización de conductas oportunistas…)– y, por otro, la generación de “lugares de intercambio” desde un planteamiento filantrópico, añaden Ariza y Lucia.

Para el equipo investigador de ETEA, las necesidades sociales se pueden abordar como si de un mercado de oferta se tratara, mientras que las personas dispuestas a ser solidarias dispondrían de un espacio virtual dónde mostrar su generosidad (demanda). "Las ventajas del nuevo escenario para el mundo de la solidaridad son obvias", comenta el profesorado. Por un lado, en el caso de los donantes, la web 2.0 aumenta significativamente sus posibilidades de donación tanto en cuantía –sobre todo en el caso del microgiving– como en tipos de beneficiarios: salud, educación, vivienda, emprendimiento… Por otro lado, los potenciales beneficiarios encuentran la posibilidad de aumentar la visibilidad de su necesidad –de ámbito predominantemente local– hasta alcanzar una dimensión de escala planetaria.

En el artículo, Ariza, Lucia, Morales y López se preguntan si existen personas que pueden donar pequeñas cantidades de dinero sin tener que estar afiliadas a una organización o si hay pequeños proyectos que pueden salir adelante con poca inversión y recibirán la ayuda con la mínima intermediación. El equipo de autores considera que de igual forma que la lógica de la economía long-tail (Andersen, 2005) justifica la oportunidades de negocio en la red, "la respuesta afirmativa a ambos interrogantes desde la óptica de la solidaridad explica, en parte, el fenómeno de las peer to peer charities y del fenómeno que denominamos como e-social banking".

En este trabajo se han seleccionado experiencias de redes virtuales de solidaridad a partir de tres criterios fundamentales. En primer lugar, se trata de organizaciones que son reconocidas en el ámbito filantrópico como instituciones exitosas e innovadoras. En segundo lugar, dada la novedad del fenómeno, nos hemos detenido en aquellas en donde ya existe alguna información secundaria disponible. Por último, en algunos casos, hemos participado –o intentado– participar en su funcionamiento como usuarios y donantes.

Las organizaciones han sido diez. Por un lado, seis “peer to peer charities” que canalizan microdonaciones a fondo perdido como precursoras de las redes de solidaridad (Globalgiving, Donorchoose, Firstgiving, Microgiving, Change.Org, Apadrina un proyecto y Mi aportación). Por otro lado, cuatro entidades microfinancieras que desde un modelo de banca social utilizan el microcrédito a través de internet como principal instrumento de apoyo a personas emprendedoras de todos los países. Las organizaciones estudiadas han sido MyC4, 51Give, Kiva y RangDe.

A partir de la información recopilada el equipo investigador ha identificado una serie de patrones comunes de comportamiento que pueden constituir un punto de partida interesante para vislumbrar algunas tendencias y posibilidades tanto para el mundo de la solidaridad social como para el acceso a recursos financieros por parte de emprendedores y personas necesitadas a nivel global.

Asimismo, tras el estudio de las diferentes experiencias se han detectado algunas cuestiones o dilemas críticos para la evolución y el desarrollo como redes eficaces. Entre otros destacan la importancia de la fidelización de los inversores sociales, el control de la oferta de “proyectos” que precisan financiación o su capacidad para transmitir y promover valores de cambio en el sistema como son la creación de empleo estable, la generación de ingresos en los pobres, el cuidado del medioambiente y el fomento delasociacionismo, el cooperativismo y la solidaridad en general.

 

Compartir:

Compartir:

Lo Más Visitado Lo Más Visitado
Vea También Vea También
© ETEA. Institución Universitaria de la Compañía de Jesús

Escritor Castilla Aguayo, 4. Córdoba, España. Tel. +34 957222100